Sociedad multicultural, persona y Constitución: el inmigrante como pariah