El cardinal Pironio, su vida en Roma