Anton Webern: un punto, un cosmo